Bienvenidos...

Centro del mirar es un blog de poesía dedicado a fans del arte de la poesía y cuya motivación de paso a los más creativos.

Podéis mandar vuestras críticas o comentarios a:

umiko_sora@hotmail.com
Gracias.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Trenes. Literatura

Los trenes me apasionan, el traqueteo nocturno, descubro mil maravillas de los mismos. Ese juego nocturno es el que me gusta.
Iria Costa

Hace algún tiempo gracias a mi amigo Raúl Vacas descubrí una revista literaria que se llama Litoral, trenes arte y literatura, textos fantásticos, sobre trenes, andenes, regresos, llegadas.
Aquí os dejo con uno que recoge una estacion de Francia en 1946 de Joan Margarit, fabuloso poeta.

Estación de Francia 1946

Volviste de la guerra con un grupo pequeño y militar, de tela caqui: por el derecho de soldado raso y el revés con galones de oficial.
Huías hacia Francia cuando Líster batía, fusilando desertores,
los campos y pueblos fronterizos;
te salvó simular que eras teniente de voladuras. Destructor de puentes.
Cumplí tres años cuando regresaste
del penal de Santoña.
La ternura te había abandonado.
Como un país entero,
te habías convertido en fascista.

Viajabas en los lentos trenes de postguerra
cuando ibas a Girona a trabajar.
Hiciste obras sencillas: eran años en los que había acero, construías,
con muros de ladrillo y bóvedas de fábrica;
casas de pescadores en los pequeños pueblos
sobre los cuales escribía Pla,
frescos y limpios como aquella pesca
que al alba rebosaba de las barcas.

El tren se retrasaba cada sábado;
oscurecía bajo la estructura
de hierro y de cristal de la Estación de Francia,
con olor a carbón en los andenes
y el mostrador mojado en la cantina.
Entre humo, los trenes y la gente,
ella y yo desde lejos ya te reconocíamos.

Hoy miro los andenes, la llegada de un tren,
con los ojos de un niño que es un viejo.

Donde acaba la bóveda, la noche
es tan oscura como en la postguerra.
Amarillo, el reloj sobre las vías
señala la salida, la del tren de la muerte,
al que subes con gorro de oficial
para volar los puentes en esta retirada
de un tiempo que jamás vendrá a buscarnos.


http://edicioneslitoral.com/tienda/trenes-arte-y-literatura-rl262-edicion-impresa/

domingo, 2 de julio de 2017

Wislawa szymborska. Dos puntos.

De nuevo la poeta polaca vuelve a llenar de versos mi blog, con este libro que encontre en la Casa de las Conchas, y que hace referencia desde mi punto de vista a poesía intimista...algunas cosas la habrán pasado, en fin...

Los que os vayáis de vacaciones, feliz verano, seguid escribiendo.

Yo por mi parte y ya en Octubre retomaré el taller y el gimnasio que me lo cierran del 16 de Julio al 16 de Octubre.

Saludos a todos.

Perspectiva

Se cruzaron como dos desconocidos,
sin gestos ni palabras,
ella de camino a la tienda
él de camino hacia el coche.

Quizá entre la costernación,
 o el desconcierto,
o la inadvertencia,
de que por un breve instante
se amaron para siempre.

No hay sin embargo garantía
de que fueran ellos.
Quizá de lejos si,
pero de cerca en absoluto.

Los vi desde la ventana,
y quien mira desde arriba
se equivoca con mayor facilidad.

Ella desapareció tras una puerta
él subió al coche
y arrancó rápidamente.
Así que no paso nada
ni siquiera sé si pasó.

Y yo solo por un momento
segura de que lo vi,
intento ahora en un poema casual
convenceros a Vosotros, Lectores,
de que aquello fue triste.

Como dice Umberto Eco en el libro Nadie acabará con los Libros: las bibliotecas van más allá, dan aquello que siempre ha querido dar la sociedad y no pudo. Existe un nuevo mundo en ellas.


sábado, 13 de mayo de 2017

El tren. Maleta de viajero

Y esta semana coincidiendo con la sesión del pasado Lunes del taller, hablamos de trenes y Ventanillas, cuya tarea es escribir un texto ficción o real sobre el tren, os dejo con poemas que Raúl no incluyó en la ficha y me fascinan.

Feliz semana.

Las vías del tren se cruzan se dilatan 
se desvían se cambian se delatan se estropean
se enganchan se unen se engrasan se clavan
se separan se curvan se recorren en miles
de kilómetros de acero en monstruos de hierro

las vías del tren se cortan se gritan
se atornillan se funden se rozan se sueldan
se calientan se estremecen chirrian
y se muestran como líneas que se pierden
en el horizonte de tus días

las vías del tren se abrazan se lían
se estiran se derraman se responden se destinan
se solapan se arrullan se apilan se odian
o se aman se mezclan con otros trenes y otras vías

las vías de tren se vuelan se distribuyen 
se vuelcan se enroñan se mojan se designan
se fotografían se secan se trazan se hielan
en invierno sus railes y sus destinos

las vías del tren
vienen y van
a donde quieras ir
a donde te quieran llevar

Luis Granados González.

El Tren De Los Heridos, Miguel Hernández 
Silencio
detened ese tren agonizante
que nunca acaba de cruzar la noche
y se queda descalzo hasta el caballo,
y enarenando los cascos y el aliento


Del fallecido Jorge Teiller

Nos alejamos de la ciudad
balanceándonos junto al viento
en la plataforma del último carro
del tren nocturno.
Pronto amanecerá.
Los fríos chillidos de los queltehues
despiertan a los pueblos
donde sólo brilla la luz
de un prostíbulo de cara trasnochada.
Pronto amanecerá.
En las ciudades
miles de manos se alargan
para acallar furiosos despertadores.
Pronto amanecerá.
Las estrellas desaparecen
como semillas de girasol
en el buche de los gorriones.
Los tejados palpitan en carne viva
bajo las manos de la mañana.
Y el viento que nos siguió toda
la noche con cantos aprendidos
de torrentes donde no llega el sol,
ahora es ese niño desconocido
que se despierta para saludarnos
desde un cerezo resucitado.

jueves, 20 de abril de 2017

Otras maneras de usar la boca. Rupi kaur.

Fabuloso libro de poesía donde el amor es el tema principal del libro,

Disfrutemos. Espero que hayáis pasado buenas vacaciones y escrito mucho.

Y a mis compañeros del taller, decirles que ya han pasado 3 trimestres y quedan otros 3 hasta verano. Los espero impaciente.

Un saludo.


domingo, 29 de enero de 2017

Mujer de verso en pecho. Gloria Fuertes

Fabuloso, imprescindible en tu colección, fuerte, amoroso, formal, invita a conocerse más uno mismo....

Millones de palabras describen este fabuloso libro de Gloria Fuertes del que el pasado Lunes, Raúl Vacas hizo homenaje en el taller de escritura de la casa de las Conchas al que asisto desde que tenía mínimo 16 años, que me animó una de mis mejores amigas y del que no me arrepiento, porque mucho lo he aprendido yendo ahí aparte de la fabulosa amistad que comparto con mis compañeros, jóvenes, mayores, Sofi de mis mejores amigas, también....en fin...

No me daría para escribir aquí todo lo que llevo sintiendo y haciendo durante tantos años.

Saqué tres libros con colaboraciones y en parte lo agradezco al taller, espero algún día sacar uno propio.

Y no me enrollo más...feliz año 2017 que sea mejor que el pasado y que traiga mucha cultura.

Aquí os dejo alguna recopilación que he echo de este fabuloso libro de fabulosa escritora, casi olvidada.


Suceso.

Marinero sin tierra
náufrago sin  velamen
huérfano de puerto
nave sin timón.

Rodeado de agua y sediento
rodeado de pescado y hambriento
rodeado de olas y sin saludos
rodeado de dólares y desnudo.

Ahogado ya
y gritando por primera vez
¡ Dios mío!
¡Dios mío!

Accidente
Pétalos de amapola sobre el asfalto.
Las navajas se hunden en los pechos.
No se encuentra al adolescente herido.
La luna lo sabe todo.

Autobio
De pequeña quería ser huérfana
porque mis padres no me querían.

Duero
Pensando en ti en la orilla del río.
Duero, dime que durará.
¿Durará tanto como estos chopos
y esta muralla?
Duero, dile que no se vaya.


Y termino dejandoos un audio de un poema de Toros de Guisando que estuve yendo a Toledo. Fabuloso.
http://elhombreyeltoro.com/poesia2.html

entrando en este enlace.



domingo, 6 de noviembre de 2016

Benjamin Prado. Iceberg

Ante la cantidad de textos que se han leído en buscando leones en las nubes de este poeta, otros comentarios en el taller de escritura he decidido acercarme un poco más, con textos tan fabulosos como el que publicaré más abajo de su libro Iceberg (XXIII premio ciudad de Melilla) espero que os guste y lo améis tanto como yo.


Ecuador

Hace falta la noche para ver las estrellas.

Igual que ayer, hoy busco- lo dijo Juan Ramón- una verdad aún sin realidad.
busco en la tinta verde de todo lo que escribo
un planeta sin nombre o una jungla perdida.

Y hace falta la noche.

Yo me siento en las sombras,
prendo un fósforo,
tallo mis esmeraldas,
construyo mis panales.
Todo es igual y todo diferente.

La vida,
que fue un río,
es ahora un océano,
el pasado es la arena y el agua el futuro.

Hace falta la noche.

Todo está en mí
lo mismo que un clavo en la madera:
cada paso de nieve,
cada luz,
cada piel,
cada mañana,
Todo lo que ha ocurrido
por fuera es ya ceniza, pero dentro aún es fuego.

Hoy todo está tan claro.

Es hora de empezar y yo busco en las sombras.

Hace falta la noche para ver las estrellas.

domingo, 2 de octubre de 2016

Wislawa Szymborska. Instante.

Hola!!! que tal las vacaciones de verano? espero que hayáis disfrutado mucho y ahora como siempre de vuelta a la rutina.

Lo estoy pasando mal porque mi niño decidió marcharse a rehacer su vida a otro país porque aquí sus espectativas de futuro no eran las que quería, y es que en España la psicología no está muy bien vista y como yo, siendo técnico atencion sociosanitaria nos cuesta mazo encontrar trabajo.

Me dijo ir con él...pero...eran muchas cosas las que tiraron para atrás y de momento, seguiré en Salamanca, España.

Estas vacaciones y ante mi paso por La Coruña (ciudad que me enamora cada vez que piso sus calles) entré en el FNAC (aquí en Salamanca nos han reducido las librerías cuando Cervantes desapareció) y compré tres libros, Mario Benedetti, Felipe Benitez Reyes (que comparto muchas de sus ideas en el facebook) y esta fabulosa escritora de nombre casi impronunciable (como dijo Alberto en el programa aquel...) y entre sus versos escritos en este libro os dejo con uno de ellos, y doy paso a una nueva edición de Centro del mirar.

Un saludo a los seguidores.


El silencio de las plantas

La relación unilateral entre vosotras y yo
no va mal del todo.

Sé lo que es hoja, pétalo, espiga, piña, tallo
y lo que os pasa a vosotras en abril y en diciembre.

Aunque mi curiosidad no es correspondida,
me inclino especialmente sobre algunas
y hacia otras me levanto la cabeza.

Tengo nombres para vosotras:
arce, cardo, narciso, brezo,
enebro,muérdago, nomeolvides,
y vosotras no tenéis ninguno para mí.

Hacemos el viaje juntas,.
Y durante los viajes se conserva ¿o no?
se intercambian opiniones al menos sobre el tiempo
o sobre las estaciones que pasan volando.

Temas no faltan, porque nos unen  muchas cosas.
La misma estrella nos tiene a su alcance.
Proyectamos sombras según las mismas leyes.
Intentamos saber cosas cada una a su manera
y en lo que sabemos también hay semejanza.

Lo aclararé como pueda, preguntadme y ya está:
que es eso de ver con los ojos,
para que me late el corazón
o porque mi cuerpo no echa raíces.

Pero como contestar  preguntas nunca hechas,
si además se es alguien
para vosotras tan nadie.

Musgo, bosque, prados y juncales,
todo lo que os digo es un monólogo
y no sois vosotras quienes lo escucháis.

Hablar con vosotras es necesario e imposible.
Urgente en una vida apresurada
y está aplazado hasta nunca.
                                                                              (G.B)